ALBERTO FERRER

Currículum. Estudios y reconocimientos: Beca de colaboración. Dpto. de
Filosofía. Universitat de València (2012).

Licenciado en Filosofía por la Universitat de València (2013).
Máster en Profesor de Educación Secundaria (Universitat de
València). Especialidad: Filosofía (2014).
Máster en Pensamiento Filosófico Contemporáneo (Universitat de
València) [2015].
Doctorando en Pensamiento Filosófico Contemporáneo (Universitat
de València) [2015 – actualidad]


PREGUNTAS Y ENTREVISTA

 ¿Cómo decidió Ud. dedicarse a hacer fallas?

Fue algo casi «circunstancial». A partir de una entrevista en un programa de radio, en 2005, una comisión se interesó por mi trabajo y surgió la oportunidad. Hasta el momento no había sido más que la afición de un niño, prácticamente un juego. En mi familia no había tradición fallera ni nada por el estilo. Ha sido siempre una inquietud que se despertó en mí en la infancia y se ha ido modulando –de manera creciente y también decreciente–
con el paso de los años.

¿Cuáles han sido sus proyectos artísticos?

Mi propósito inicial siempre fue estudiar Bellas Artes, pero quedó truncado justamente con mi llegada al bachillerato artístico y el descubrimiento de una nueva materia hasta ahora inexplorada: la filosofía. «Caminos de bosque» de Heidegger produjo un descarrilamiento en mi decurso vital; también Descartes me fascinó en aquel momento –y no he dejado de sentir una cierta simpatía por él desde entonces. Comprendí que la perfección plástica
sin contenido no tenía sentido alguno, y renuncié a mi formación plástica en pro de mi formación conceptual. Ello supuso el abandono de la pintura, construía fallas sí, pero la racionalidad anulaba una plástica más desenvuelta. Desde hace unos meses he vuelto a pintar en mis ratos de ocio, y también en los momentos de mayor tarea. Decía Goethe que «en la vida común usamos el lenguaje necesariamente de manera provisional, pues solo
nos referimos a las relaciones superficiales. Pero tan pronto como necesitamos hablar de las relaciones más profundas, aparece inmediatamente otro tipo de lenguaje: el lenguaje poético». Hoy de nuevo se me agotó el lenguaje: la palabra no logra dar cuenta de ciertos silencios mientras que la pintura, al menos, logra menguarlos; pintar no es, al menos para mi, otra cosa que amortiguar silencios.

¿Cómo denominaría el estilo que predomina en sus fallas?

Me resulta difícil darle nombre a algo tan íntimo, etiquetarlo de alguna manera. Además, creo que no me encuentro cómodo en un único estilo. Creo que el informalismo matérico es, en mayor o menor medida, una constante –o una preocupación– en mi obra, pero también un cierto realismo. A veces bromeo y defino mi estilo como «neorrealismo abstracto». Es innegable también el expresionismo que, a mi entender, prima en todas ellas.

¿Qué aceptación han tenido sus proyectos falleros?

De todo ha habido, pero, por lo general, la aceptación suele ser muy reducida. Siempre hay alguien que denota interés por tus proyectos pero, en la mayoría de ocasiones, estos quedan en un sano olvido. Yo mismo también lo he preferido y hasta buscado. Me he alejado de la ciudad hasta terminar plantando en medio de la huerta. Allí la respuesta es siempre más sincera. Nadie tiene la obligación de verte, ni tú de ver a nadie. Un vacío, la
falla y –este año– un campo de habas; hay que posibilitar un verdadero diálogo al margen, al real margen.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Trabajo de Alberto Ferrer

Amparo Zacarés, coordinadora del proyecto IMAGIN-ARTE

Autor: Marcos Martínez

From the beggining of the new millenium. Headmaster of Hope's Peak Academy and "Imagin-Arte IES Baleares"'s web blog.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: